Transfinito edizioni

Giancarlo Calciolari
Il romanzo del cuoco

pp. 740
formato 15,24x22,86

euro 35,00
acquista

libro


Giancarlo Calciolari
La favola del gerundio. Non la revoca di Agamben

pp. 244
formato 10,7x17,4

euro 24,00
acquista

libro


Christian Pagano
Dictionnaire linguistique médiéval

pp. 450
formato 15,24x22,86

euro 22,00
acquista

libro


Fulvio Caccia
Rain bird

pp. 232
formato 15,59x23,39

euro 15,00
acquista

libro


Jasper Wilson
Burger King

pp. 96
formato 14,2x20,5

euro 10,00
acquista

libro


Christiane Apprieux
L’onda e la tessitura

pp. 58

ill. colori 57

formato

cm 33x33

acquista

libro


Giancarlo Calciolari
La mela in pasticceria. 250 ricette

pp. 380
formato 15x23

euro 14,00
euro 6,34

(e-book)

acquista

libro

e-book


Riccardo Frattini
In morte del Tribunale di Legnago

pp. 96
formato cartaceo 15,2x22,8

euro 9,00
e-book

euro 6,00

acquista

libro

e-book


Giancarlo Calciolari
Imago. Non ti farai idoli

pp. 86
formato 10,8x17,5

euro 7,20
carrello


Giancarlo Calciolari
Pornokratès. Sulla questione del genere

pp. 98
formato 10,8x17,5

euro 7,60
carrello


Giancarlo Calciolari
Pierre Legendre. Ipotesi sul potere

pp. 230
formato 15,24x22,86

euro 12,00
carrello


TRANSFINITO International Webzine

La educación y la cultura en Argentina

El pensamiento de afuera

Zenda Liendivit

Habrá que repensar la historia, refrescar la memoria, sumergirse en las bellísimas "contaminaciones" de las otras formas del saber, en el arte no redituable, en las poéticas de quellos creadores y críticos de la realidad, en la cultura no canonizada, en los desvíos y quiebres de los grandes caminos normalizadores. Al fin de cuentas, la vida está allí, de ese lado.

(22.11.2009)

"Este verano, las rosas

son azules; el bosque

de cristal. La tierra

envuelta en verdor

me causa tan poca

impresión como un

fantasma. Vivir y

dejar de vivir

son soluciones

imaginarias.

La existencia está

en otra parte."

MANIFIESTO DEL SURREALISMO (1924)

JPEG - 74.4 Kb
Christiane Apprieux, , "Non c’è più geometria", 2004, acrilico su juta, cm 52x55

La unión del arte con la vida fue uno de los propósitos fundacionales de las vanguardias estéticas de principios del siglo XX. Una mirada transversal, lanzada desde el desgarro, la violencia, el sueño o la extrema racionalidad, que tenía como objetivos la ruptura de los límites y el estallido del mundo en múltiples recorridos. Había que arrancar al saber de sus parcelas, al color de las formas impuestas y al hombre de la tranquilidad de sus convenciones. Había que desequilibrar, molestar y provocar para recuperar las alicaídas experiencias vitales.

Extremas, conscientes seguramente de su propia fugacidad, intuyeron sin embargo que ese mundo ya había echado bases demasiado sólidas que no harían más que perfeccionarse con el tiempo. El actual panorama educativo y cultural de la Argentina es desalentador.

Una enseñanza pública que, a fuerza de mediocridad, favorece en todos los niveles el gran negocio de la enseñanza privada; planes de estudio obsoletos y siempre pendientes de los sistemas centrales; magros presupuestos educativos, concursos postergados al infinito y connivencias varias entre institutos de investigación, cátedras y fundaciones; intelectuales y artistas formados y legitimados por el mercado y los medios de comunicación (un circuito que se alimenta solo y que produce de manera simultánea sus mercancías y sus consumidores); centros culturales transformados en institutos de capacitación técnica, orientados a un público tan desesperado como desocupado, son sólo algunas de las características de un proceso que se agrava con el tiempo y a pasos acelerados.

Lejos de la presunta falta de interés en el área por parte del gobierno de turno o de cuestiones económicas, habría que reflexionar sobre las razones de este sistemático empobrecimiento. La posesión del saber constituye un espacio de poder que crece de manera inversamente proporcional a sus posibilidades de acceso -un acceso no tanto a los contenidos sino a sus formas y modos de acción.

Interrogar a las normas establecidas y canonizadas que rigen nuestras academias, preguntarnos sobre sus modos de control y de legitimación, sobre las prohibiciones y exclusiones que ellas legislan, preguntarnos qué efectos producen en países periféricos como el nuestro, es el primer paso para repensarnos como sujetos capaces de elaborar nuestras propias formas de conocimiento. Y no hay nada más peligroso e incómodo para los sistemas instituidos que esta práctica reflexiva se expanda, se vuelva contagiosa y que al ramificarse se torne incontrolable (de allí el afán de los grupúsculos y círculos intelectuales en estrechar sus filas y considerar al otro siempre como un enemigo; de ahí también que la renovación del pensamiento sea escasa y siempre estén dando vueltas los mismos nombres en puestos intercambiables).

Al fin y al cabo, pensar con los mecanismos, las normas y los intereses del centro cuando se está en el margen es la mejor garantía de perpetuar la dependencia y la exclusión, de fortificar la hegemonía en todo los ordenes, no solamente cultural, y de mantener a un pueblo en la estupidez de la repetición. Habrá entonces que recrear el espíritu de las vanguardias, habrá que empezar la tarea de demolición para sacarnos de encima los pesados bloques que obstruyen la vida y embotan los sentidos. Habrá que repensar la historia, refrescar la memoria, sumergirse en las bellísimas "contaminaciones" de las otras formas del saber, en el arte no redituable, en las poéticas de aquellos creadores y críticos de la realidad, en la cultura no canonizada, en los desvíos y quiebres de los grandes caminos normalizadores. Al fin de cuentas, la vida está allí, de ese lado.

Zenda Liendivit dirige a Buenos Aires la rivista "Contratiempo".



2 luglio 2004


Gli altri articoli della rubrica Società :












| 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 |

30.07.2017